Las peores dietas de 2014

Marta Rey

Marta Rey

- Blogger Salud de IMEO
- Blogger especializada en Salud de IMEO

peores-dietasNo todas las dietas son saludables, las hay que pueden provocar serios problemas de salud, y que si las realizamos muchas veces, pueden acabar generando obesidad. Vamos a ver cuáles son las peores dietas de 2014.

Para perder peso y que ésta pérdida se mantenga en el tiempo, primero debemos saber cuál es la razón de nuestro sobrepeso y dejar de realizar las actividades que nos han llevado a él. Si las causas son una alimentación inadecuada, y perdemos peso porque estamos comiendo mejor, pero abandonamos esa alimentación saludable cuando hemos llegado a nuestro peso objetivo y volvemos a esa alimentación inadecuada, volveremos a recuperar todo el peso que hayamos perdido, casi seguro. Hay que plantearse llevar una alimentación saludable para el resto de nuestra vida, si lo que queremos es que los resultados se mantengan en el tiempo, y compensar los excesos que cometamos para no volver a engordar.

Vamos a ver cuáles han sido las peores dietas que se han puesto de moda en 2014.

Dieta ácida alcalina: está basada en la idea de que ciertos alimentos afectan a la acidez de los fluidos corporales como son la orina y la sangre. Lo que intentan es que la orina y la sangre tenga un ph más alcalino. Para ello, reducen el consumo de carne roja, blanca, quesos y granos para intentar que la orina tenga un ph más básico y de esta forma se adelgaza y se previenen ciertas enfermedades.

No tiene ninguna evidencia científica de que funcione, ya que además, el cuerpo tiene un sistema propio para regular el ph de los fluidos llamado paleodietahomeostasis por lo que nuestro propio cuerpo estaría evitando que eso sucediera.

La Paleodieta: se basa en seguir una alimentación como la que tenían nuestros ancestros en el paleolítico cuando el hombre era un animal cazador en su mayor parte. De esta forma, reduce de forma drástica o elimina alimentos que no sean proteínas y productos animales, como serían los cereales, las legumbres los azúcares, y los productos lácteos por completo.

Se basa en que si el hombre fue capaz de evolucionar y perpetuarse como especie, fue gracias a ese tipo de alimentación y por ello propone mantenerla en la actualidad. Es una dieta, que no tiene base científica ya que si el hombre en aquella época no comía otros alimentos era porque no podía y quizá el introducir otro tipo de alimentación cuando el hombre se hizo agricultor y ganadero, fue lo que precisamente hizo que el hombre pudiese llegar como especie dominante a nuestros días.

Dieta del índice glucémico: se basa en la ingestión de alimentos con bajo índice glucémico, es decir, que cuando se asimilan hacen que no haya un incremento muy grande en la producción de insulina y no se miran tanto las calorías, como el valor de los glúcidos que aportan los alimentos en sí.

Es cierto que los niveles de insulina varían dependiendo del tipo de azúcares que contienen los alimentos que tomamos. Por ejemplo, se sabe que cuando se consumen azúcares simples, como la glucosa del azúcar que consumimos habitualmente, se produce un pico de insulina bastante grande que desciende de forma brusca y aumenta la sensación de hambre, pero el índice glucémico de un alimento, no solo depende de la cantidad y tipo de glúcido que contiene, sino de la presencia de otras sustancias como grasas, fibra, proteínas, etc.

Por lo tanto, esta dieta no tiene una base científica suficiente como para considerarse una dieta eficaz para perder peso y adoptarla como una dieta que mantengamos a lo largo de nuestra vida.

¿Qué hacer para perder peso?

Para perder peso, hay que mantener una alimentación equilibrada en que se consuman todos los nutrientes necesarios y procurar que la fuente sea lo más variada posible. Es decir, se puede tomar calcio que provenga de la leche, pero no hay que centrarse tan sólo en el calcio de la leche, sino que también hay que tomar calcio que provenga de las frutas como las fresas, o de los frutos secos como podrían ser las semillas de sésamo.

Los cambios en la alimentación deben mantenerse de por vida. De nada nos sirve hacer una dieta perfectamente equilibrada en que tomemos todos los nutrientes en su justa medida durante un periodo corto y que cuando alcancemos nuestra meta, empecemos a comer todo lo que no debemos… esa suele ser la causa del efecto rebote.

No hagas dietas demasiado drásticas ya que provocarán que pierdas masa muscular y cada vez te costará más trabajo perder peso al bajar tu consumo calórico diario y ralentizar tu metabolismo.

Ten paciencia y haz que la pérdida de peso sea de forma lenta y progresiva, de esa forma será más saludable y tendrás menos posibilidades de que se produzca el efecto rebote y acabes con más peso del que tenías cuando comenzaste la dieta.

 

Si quieres información sobre cualquiera de nuestros tratamientos para perder peso, puedes pedir información sin compromiso rellenando este formulario de contacto y aprovecha las excelentes posibilidades de financiación que ofrecemos. También puedes contactar con nosotros en el 91.737.70.70 o en consultas@imeo.es

1.115 Visualizaciones desde Febrero 2018. -

About the Author

Marta Rey
- Blogger especializada en Salud de IMEO

Be the first to comment on "Las peores dietas de 2014"

Deja un comentario.

Si quieres información sobre cualquiera de nuestros tratamientos para perder peso, puedes pedir información sin compromiso rellenando este formulario de contacto y aprovecha las excelentes posibilidades de financiación que ofrecemos. También puedes contactar con nosotros en el 91.737.70.70 o en consultas@imeo.es