El placer por la comida es real pero vamos a conocer cómo se genera neuroquímicamente en los centros del placer cerebral, además así encontrar alternativas que nos permitan desactivar este mecanismo natural tan valioso pero que la sobreestimulación puede llegar a tener consecuencias  muy dañinas para nuestra salud mental o física.
Durante la evolución del ser humano y de su cerebro se fue desarrollando un sistema cerebral de búsqueda y obtención de la recompensa de las siguientes funciones vitales: alimentarse, reproducirse y necesidades fisiológicas.
60_dopaminaLas cuatro áreas cerebrales más importantes de despertar y mantener el deseo utilizan la dopamina como principal neurotransmisor.

La capacidad de sentir placer está relacionada, según los estudios Morten L. Kringelbach, de la Universidad de Oxford, y de Kent C. Berridge, de la Universidad de Michigan, con los centros del placer denominados hedónicos.

El olor o la visión de un chocolate, por ejemplo, hace que se libere en estos centros hedónicos un neurotransmisor llamado encefalina, que hace que se pueda liberar otro neurotransmisor en las neuronas postsinápticas, llamado anandamida, uno de los denominados péptidos opiodes.  La anandamida a su vez interacciona con la neurona que liberó la encefalina y aumenta la liberación de éstas creándose así un ciclo de retroalimentación que permite intensificar el placer percibido.

La anandamina es un cannabinoide natural, es considerada la morfina natural que genera nuestro organismo,  nos provoca relajación y tiene que ver con un buen funcionamiento de las funciones cerebrales, es por esto por lo que comer nos proporciona un estado de relajación y bienestar. A la anandamina se la relaciona además con el alivio del dolor.
Este circuito no sólo se activa de forma involuntaria e inconsciente también lo activan otras áreas cerebrales superiores. Estas áreas superiores están preparadas para modular la representación consciente del placer para, por un lado, percibir el bienestar recibido que asociamos con la gratificación y, por el otro, atenuar las sensaciones cuando consideramos que ya tenemos suficiente.
consciente-saciedad-dopaminas-evitando-compulsiva_CLAIMA20141016_0142_27Con técnicas de neuroimagen se ha podido observar en un área superior (corteza órbitofrontal, un área que controla la saciedad selectiva) que cuando un sujeto toma un primer vaso de leche con chocolate se exhibe una gran actividad pero cuando la persona está saciada ésta cesa. Por lo tanto una tableta de chocolate será menos apetecible si estamos saciados que si estamos en ayunas o hace más de 3 horas que ingerimos algo.
endorfinas1Los centros del placer se estimulan también cuando realizamos sexo, deporte o actividades que nos apasionan, si tenemos una concentración alta de opiodes naturales (neurotransmisores reforzadores) en el espacio neural sináptico nuestro cerebro no activará el sistema de búsqueda de recompensa y no recurrirá a generar más ganas de comer.
 

Si quieres información sobre cualquiera de nuestros tratamientos para perder peso, puedes pedir información sin compromiso rellenando este formulario de contacto y aprovecha las excelentes posibilidades de financiación que ofrecemos. También puedes contactar con nosotros en el 91.737.70.70 o en consultas@imeo.es

 264 total views,  3 views today