obesidadLos obesos, no son culpables de serlo. La obesidad, no depende de la falta de voluntad de la persona que la padece es decir, las personas obesas, no son m√°s perezosas que las delgadas.

Uno de los ‚ÄúSan Benitos‚ÄĚ que se les cuelgan a las personas que padecen sobrepeso, es que est√°n gordas porque son perezosas y no se mueven. Eso es tan injusto como decir que las personas parapl√©jicas se han quedado as√≠, porque no quer√≠an andar.

Es muy grave el acoso, y discriminación que sufren las personas con sobrepeso y casi nadie se para a pensar en si es cierto o no este prejuicio.

El gordo, no es perezoso

Una de las etiquetas m√°s comunes que se le asignan a las personas obesas es que son perezosos, pero nada m√°s lejos de la realidad.

A una persona obesa, le cuesta mucho más trabajo moverse que a cualquier persona delgada. No es lo mismo mover un cuerpo de 60 kilos que uno de 90 kilos y realizar las tareas cotidianas que todos hacemos, para ellos representa quemar más calorías que nosotros… La falta de actividad física, no es lo que ha hecho que tengan sobrepeso, sino más bien, al contrario: cuando una persona tiene sobrepeso, lógicamente se produce una disminución en el ejercicio físico que hace el individuo, afirmación que se demostró en un estudio publicado en Archives of Disease in Childhood. Otro impedimento que tienen las personas con sobrepeso, sobre todo las mujeres, es que la falta de aceptación por parte de la sociedad, les supone una barrera más para practicar ejercicio al aire libre o en un gimnasio.

Una investigación de la Universidad de Yale, demostró que las personas obesas, tienen mucha fuerza de voluntad y son capaces de sacrificarse a diario con tal de perder peso. Pero muchas veces, su problema es que no se ponen en manos de un médico.

Las causas que conducen a un individuo a la obesidad son muy variadas. No solo es que coman en exceso. Es una dolencia multifactorial que en ning√ļn caso, es responsabilidad del que la padece. Pero el que la sociedad prejuzgue de forma com√ļn a las personas obesas y les responsabilice de su situaci√≥n, revela que hace falta invertir mucho en educaci√≥n para hacer que esto cambie en la sociedad. El confundir la causa con el efecto, es decir, no saber cu√°l es el orden de los acontecimientos, es unerror que conlleva a un prejuicio injusto. Hay que comprender que una menor actividad f√≠sica en ni√Īos y adultos con exceso de peso, es la consecuencia l√≥gica de la dificultad que supone movilizar un cuerpo m√°s pesado, y no la causa.

¬ŅD√≥nde nace el mito que une irremediablemente a la pereza con la obesidad?

Seg√ļn un estudio realizado por Sawbridge y Fitzgerald en la Universidad de Edimburgo en 2009, la concepci√≥n de la gran parte de la sociedad es que el sobrepeso es culpa del que lo padece surgi√≥ en el periodo de la Ilustraci√≥n. Se origin√≥ por tres pensamientos de esa √©poca:

1¬ļ- La obesidad es producto del consumo desmesurado de alimentos

2¬ļ-Las personas con obesidad presentan una moral sospechosa

3¬ļ- El cuerpo es una representaci√≥n del alma.

En el siglo XVIII se ampliaron estos conceptos y se difundieron a través del boom literario de la época y los medios de comunicación, y generaron esta injusta estigmatización que las personas obesas sufren en la actualidad.

Un prejuicio con un amplio calado en la sociedad.

Hay diversos estudios publicados entre los a√Īos 2002 y 2008 que confirman que el prejuicio de que las personas obesas son perezosas est√° presente en todas las edades, tanto en ni√Īos como en adultos, pero esto ocurre incluso entre las personas m√°s cercanas como pareja, pares, hijos o amigos √≠ntimos, lo que supone algo muy perjudicial y doloroso para el afectado.

Pero lo más grave, es que además, el personal sanitario, también tiene este prejuicio. En 1987 un estudio examinó las actitudes que los médicos mostraban hacia sus pacientes con sobrepeso, y se observó que muchos de los médicos, tenían percepciones estereotipadas con respecto las personas obesas, en que les valoraban a simple vista como personas sin autocontrol, poco motivadas y perezosas.

Para los autores de ese estudio, estas injustas actitudes negativas y ambivalentes reflejan una clara falta de conocimientos y competencias en relaci√≥n a la obesidad. Tal y como ha detallado el reci√©n publicado ‚ÄėLibro blanco de la nutrici√≥n en Espa√Īa‚Äô, la formaci√≥n en nutrici√≥n en las carreras sanitarias ‚Äúha sido y sigue siendo, dentro de los nuevos planes de grado, muy deficitaria‚ÄĚ. Asimismo, se detalla que ‚Äúla falta de dietistas-nutricionistas en las instituciones sanitarias, tanto de atenci√≥n primaria como hospitalaria, o en la Salud P√ļblica, tiene consecuencias muy perjudiciales para la salud de la poblaci√≥n y aumenta los costes sanitarios‚ÄĚ

Consecuencias

Cualquier prejuicio es peligroso, y el pensar, a simple vista que una persona tiene falta de voluntad, sólo por padecer una dolencia, es algo que se debería erradicar de la opinión popular. La persona con sobrepeso, tiene muchas más posibilidades de sufrir exclusión social o discriminación tanto en la infancia como en la edad adulta. La percepción de rechazo que reciben de la sociedad, les produce un extraordinario sufrimientosiendo este prejuicio emocional lo que algunos autores han considerado que para las personas con obesidad es el aspecto más doloroso de la enfermedad.

Lo peor para ellos, es el rechazo que sienten por parte de sus personas más cercanas, pareja, familiares, amigos, hijos o padres, que miran a su ser querido obeso, con la idea de que si está así, es porque quiere. Esto hay que cambiarlo de forma urgente, y no sólo en el ámbito familiar. El que esto suceda en el personal sanitario, es un error mucho más grave viniendo de una persona que se supone tiene ciertos conocimientos sobre el tema y que si se para a pensarlo dos veces, debería saber que el problema de la obesidad, no está en la voluntad del que la padece, sino en problemas orgánicos que sí son de su competencia y debe ayudar a curar sin prejuzgar.

 
Si tienes problemas de sobrepeso, en el Instituto Médico de la Obesidad, te ayudaremos a resolverlos. Pídenos información sin compromiso.

Si quieres información sobre cualquiera de nuestros tratamientos para perder peso, puedes pedir información sin compromiso rellenando este formulario de contacto y aprovecha las excelentes posibilidades de financiación que ofrecemos. También puedes contactar con nosotros en el 91.737.70.70 o en consultas@imeo.es

Abrir chat
Hola ūüĎč Soy Alba
¬ŅTe puedo ayudar?