La cena es uno de los momentos más delicados a la hora de hacer dieta para adelgazar, ya que debido a que no vamos a realizar a penas gasto calórico durante la noche, si nos pasamos en este momento, puede echar a perder el sacrificio de todo el día. Vamos a ver una serie de trucos para perder peso mientras duermes.

Toma poca sal

Para despertar sin sentirnos hinchados, hay que evitarlas comidas ricas en sodio, ya que de lo contrario se producirá una retención de líquidos que aparte de impedirte perder peso, puede hacer que te levantes con bolsas bajo los ojos.

Lo mejor es tomar una cena saludable que incluya una buena ración de proteínas sin grasas que pueden acompañarse con verduras al vapor.

Planea tu comida del día siguiente durante la noche anterior

Es preferible que te prepares la comida que te vayas a llevar al trabajo o que te dejes preparada la comida para que cuando llegues a casa no acabes picando cosas que no debas. Tómate tu tiempo y deja todo listo bien para llevarte al trabajo, o para cuando llegues a casa tenerlo preparado.

 

14342135 – athlete runner feet running on road closeup on shoe woman fitness sunrise jog workout wellness concept

Haz ejercicio durante la tarde – noche

Sudar y quemar calorías siempre ayuda a perder peso, pero si además realizas ejercicio en horas próximas a irte a la cama, descansarás mejor y dormirás más profundamente. Dormir profundamente también ayuda a perder peso, ya que se segrega más melatonina que hace que se quemen más calorías

Bebe suficiente agua

El agua ayuda al organismo a limpiarse y eliminar los desechos y toxinas de manera más eficiente. Además evitarás retener más líquidos. No obstante, si no quieres tener que levantarte a media noche para ir al baño, deja de beber agua una hora antes de irte a dormir.

Procura dormir totalmente a oscuras

Es muy importante que tu sueño sea profundo, y es más probable dormir profundamente cuando se duerme en total oscuridad. Cuanto más tiempo estemos durmiendo profundamente, más melatonina segregarás, que como ya hemos dicho antes, ayuda enormemente a quemar y metabolizar las grasas. Procura que no te entre la luz de la calle, ni que haya luz artificial en el cuarto.

Procura no pasar calor durante la noche

Es más, si puede estar tu cuarto algo fresquito mejor, ya que según un estudio del National Institute of Health Clinical Center, se descubrió que las personas que duermen en habitaciones más frescas, queman hasta siete veces más calorías que aquellas que duermen en habitaciones más cálidas.

Evita los carbohidratos

Los carbohidratos se asimilan lentamente, y proporcionan mucha energía. Cuando dormimos, no necesitamos aportes extra de energía, ya que el gasto calórico es mínimo, por lo tanto, la energía que nos proporcionarían los carbohidratos que no se va a gastar mientras dormimos, la almacenaremos en forma de grasa. Los carbohidratos es mejor tomarlos durante las primeras horas del día, ya que liberan la energía lentamente, y nos ayudarán a no pasar hambre durante el día y tener energía suficiente para hacer nuestras tareas cotidianas, pero a partir de las seis de la tarde en que nuestro ritmo va bajando, al no consumir sus nutrientes inmediatamente, contribuyen a la formación de grasa.