MUJER-Y-CHOCOLATE-1024x871

Linneo clasificó el árbol de cacao, conocido como cacaotero, como Theobroma cacao, nomenclatura que posteriormente daría nombre a uno de sus componentes principales y causante del placer que nos produce comer este alimento: la teobromina. Y es que el cacao, para la mayoría de las personas es una fuente de relajación y sensación de bienestar, pero ¿por qué nos produce placer?

La familia botánica Theobroma proviene de juntar dos términos: Theo, que significa Dios y es también la raíz de otras palabras como teología, y Broma que significa alimento. De este modo Linneo creo esta familia que daba frutos para cocinar el “alimento de los dioses” por decirlo de algún modo. En países centroamericanos o sudamericanos el cacao está a la orden del día y en la antigüedad era considerado un alimento propio de las más altas instituciones, tal es así que los mayas reservaban su consumo a las clases más altas de su sociedad y por parte del pueblo era prácticamente impensable el acceso al cacao.

Del cacao se conoce su alto poder energético, pero poca gente está al tanto del poder de uno de sus compuestos esenciales: la teobromina. Se trata de un compuesto químico natural que pertenece a la familia de las metilxantinas, en la que también se encuentra, por ejemplo, la cafeína.

CHOCOLATE-Y-VAINILLA-BDe hecho, produce efectos similares a la misma, estimulando el sistema nervioso aunque de manera mucho menos notoria (no produce excitación excesiva), provocando esa sensación de placer en muchas personas cuando comen chocolate. Las metilxantinas son alcaloides que tienen efecto estimulante del sistema nervioso y además diurético. Su efecto parece deberse a que son antagonistas de los receptores de adenosina (esta sustancia produce principalmente relajación a nivel de la musculatura lisa corporal). Aun así el efecto es muy reducido si lo comparamos con la teofilina o la cafeína.

Sin parecerse mucho, el guaraná (Paullinia cupana) por ejemplo, también cuenta con él entre sus componentes esenciales, junto con la cafeína y la teofilina. Sin embargo el principal alimento en cuanto a contenido en teobromina, sin duda alguna es el cacao. Sus semillas contienen entre un 1% y un 4% de teobromina de manera que cuando se elabora el chocolate negro su porcentaje es aproximadamente del 1,5%. Este porcentaje de teobromina se reduce considerablemente cuando el cacao se mezcla con leche, de ahí que mucha gente prefiera los chocolates más puros, porque producen mayor sensación de bienestar.

En humanos produce placer pero en otras especies puede ser perjudicial para la salud. Mientras que nosotros lo metabolizamos sin problemas transformándolo en otros CHOCOLATE-ONZAS-Bcompuestos más beneficiosos para el organismo, algunos animales como los perros o gatos no tienen esa facilidad metabólica. Cuando lo consumen (aunque suene extraño, algunas personas dan chocolate u otras «chucherías» a sus mascotas sin reparar en las posibles consecuencias negativas que pueden tener para ellas), su hígado no consigue metabolizarlo y permanece más tiempo en su sangre, pudiendo alcanzar, en caso de alimentarle habitualmente con chocolate, niveles tóxicos para el animal. Sin embargo en humanos no se contemplan niveles de toxicidad, aunque igual que sucede con otros alimentos o sustancias, tomarlo con moderación es la mejor manera de evitar posibles consecuencias.

En relación con este compuesto, poco tiempo atrás se descubrió una variedad de cacao en Tanzania con un mayor contenido en teobromina, lo que aumentaría esta sensación de placer cuando se consume chocolate. De hecho uno de los fabricantes de helados más conocido del mundo, ha reservado la mayoría de la producción de este tipo de cacao para crear un nuevo producto (que tal vez ya esté en el mercado) centrado en la sensación de placer en el consumidor, ¿alguien sabe quién será? 🙂

 

Si quieres información sobre cualquiera de nuestros tratamientos para perder peso, puedes pedir información sin compromiso rellenando este formulario de contacto y aprovecha las excelentes posibilidades de financiación que ofrecemos. También puedes contactar con nosotros en el 91.737.70.70 o en consultas@imeo.es

imagen contacta con imeoobesidad