images (2)Un cambio de alimentación que conlleve restricción bien de cantidad de alimento como de variedad pone a nuestro organismo en un estado de estrés y alerta que debe ser tratado concomitantemente a la pérdida de peso. A esto le añadimos nuestra historia personal en la que podemos presentar problemas de ansiedad o estrés de base.
Cuando hay estrés y ansiedad, el cerebro envía una señal a las glándulas adrenales para que liberen la hormona cortisol. Si el estrés y la ansiedad permanecen por tiempo prolongado, los niveles de cortisol se mantendrán elevados, produciendo muchos problemas metabólicos, entre ellos:
1. El estrés produce la liberación de la hormona cortisol de las glándulas adrenales. Esta hormona hace que el cuerpo libere glucosa a la sangre y como el cuerpo no está utilizando la fuerza muscular para responder a la situación, la glucosa se deposita como grasa en el tejido adiposo.
2.  La habilidad del cerebro para la utilización de la glucosa está disminuida y puede producir problemas en los centros de control del apetito y «HAMBRE».
3.  Químicos cerebrales como la serotonina, dopamina y endorfinas, se depletan o están en desbalance, lo que puede producir «antojos» por comer carbohidratos, dulces u otros alimentos «que nos hacen sentirnos bien», como el chocolate.
Cortisol-estres-y-obesidad4. Hay constricción de los vasos sanguíneos y la sangre es dirigida a otros órganos, que necesitan mayor volumen de sanguíneo en el organismo con estrés. El sistema digestivo no es la prioridad del cuerpo en este momento, por lo que pueden presentarse trastornos a este nivel.
5. Nutrientes como las vitaminas C y B y el mineral hierro son repletadas, lo que  dificulta la habilidad del cuerpo para la conversión de carbohidratos y grasa en energía.
6. Los «antojos» que produce el estrés, pueden producir aumento del deseo de consumir azúcares y grasas.
Por lo tanto, cuando queremos perder peso es tan importante cuidarse a nivel psicológico como físico, debe ser un proceso integral mente-cuerpo.
respirar2Realizar técnicas de relajación, como la relajación profunda o la diafragmática  y otras técnicas como la BioCoherencia Cardiaca, junto con el cambio de hábitos (alimentación y actividad física), pueden ser un gran apoyo para conseguir la pérdida de peso.
 

Si quieres información sobre cualquiera de nuestros tratamientos para perder peso, puedes pedir información sin compromiso rellenando este formulario de contacto y aprovecha las excelentes posibilidades de financiación que ofrecemos. También puedes contactar con nosotros en el 91.737.70.70 o en consultas@imeo.es

imagen contacta con imeoobesidad

 107 total views,  3 views today