¿Cómo identificar las dietas potencialmente peligrosas?

Marta Rey

Marta Rey

- Blogger Salud de IMEO
- Blogger especializada en Salud de IMEO

A veces hacemos dietas que nos recomiendan personas cercanas a nosotros, y quizá estemos cometiendo un gran error por tratarse de una dieta potencialmente peligrosa que a largo plazo nos ocasionará problemas de salud. Estas son las claves que te ayudarán a reconocerlas desde el principio.

A la hora de hacer dieta, es muy importante ponerse en manos de un profesional que nos elabore un plan personalizado dependiendo de nuestras características personales (de edad, sexo, historia clínica) y metabólicas, pero si decidimos hacer dieta por nuestra cuenta, hay algunas cosas que debemos saber, antes de realizar alguna dieta que pueda costarnos la salud.

La mayoría de las veces que las personas se ponen a dieta, lo hacen probando cualquier dieta que le recomienda alguna persona cercana o que se encuentra en internet, y esto es un error. Hay dietas que funcionan, claro que sí, pero lo ideal es seguir una dieta a nuestra medida. No obstante, vamos a describir cuáles son las características que tienen las dietas perjudiciales para la salud, para que sepamos reconocerlas antes de someternos a ellas.

¿Cómo identificar una dieta peligrosa?

Prometen una pérdida de peso muy rápida. Una persona normal que sigue una dieta saludable, pierde entre 0.5 y 1 kilo por semana. Si es demasiado restrictiva, con el objetivo de perder peso muy rápido y te obliga a consumir menos de 1200 calorías al día, se trata de una dieta peligrosa. Las restricciones calóricas tan grandes, disminuyen el metabolismo haciendo que el organismo en vez de quemar calorías, intente almacenar la mayor cantidad de grasa posible como mecanismo de defensa. Otra consecuencia de estas dietas, es que al no darle al organismo los nutrientes que necesita, empezará a auto consumir la propia masa muscular como recurso para obtener aminoácidos y cuando terminemos la dieta, sólo habremos perdido masa muscular y ralentizando nuestro metabolismo. En cuanto dejemos la dieta y volvamos a nuestro consumo normal de alimentos, nuestro cuerpo, que ahora necesita menos energía para vivir, ya que tiene menos masa muscular, empezará a almacenar aún más grasa, haciendo que recuperemos muy pronto el peso perdido e incluso terminemos con algún kilo extra de más.

Otra cosa distinta a esto, son las personas que se han sometido a alguna cirugía bariátrica que disminuya la capacidad del estómago a las que se les pone un plan nutricional especial para que no les falten nutrientes a pesar de reducir muchísimo la ingesta a la que estaban acostumbrados. Estos pacientes pueden llegar a perder unos tres kilos por semana, pero al estar supervisados por un profesional de la nutrición, no entrarían dentro de las personas que hacen una dieta por su cuenta y riesgo como es el caso que estamos tratando.

Se basan en gran medida en complementos nutricionales. Si no se trata de una dieta basada en una alimentación sana que comprenda todos los grupos nutricionales y por el contrario, debemos suprimir las comidas por suplementos nutricionales o batidos, no se trata de una dieta saludable. Los casos de las dietas proteinadas a base de batidos proteicos supervisadas por un nutricionista, no entrarían dentro de este grupo, ya que es el profesional de la nutrición el que nos está supervisando para que no dañemos la salud. Nunca se debe seguir este tipo de dietas sin seguimiento por parte de un médico.

Muchos estudios han demostrado que el cuerpo absorbe mejor las vitaminas y los minerales provenientes de alimentos que los de los suplementos nutricionales.

Restringe alguno de los grupos nutricionales. En una dieta equilibrada, deben estar presentes todos los grupos nutricionales en piramide-alimentossu justa medida. De lo que se trata es aprender a llevar un plan nutricional adecuado de por vida para que no recuperemos el peso después. Una vez terminada la dieta y alcanzado el peso deseado, la idea es incrementar un poco las cantidades, pero no abandonar el estilo alimenticio que hayamos llevado durante la misma. Si se elimina o restringe algún grupo alimenticio de manera permanente, estaremos haciendo que nuestro organismo tenga déficit de algún nutriente y eso no es aconsejable, además de difícil de seguir, lo que hará que la dieta tenga muchas posibilidades de ser abandonada antes de conseguir nuestro objetivo.

Ofrece sorprendentes resultados. Muchas de estas dietas milagro, se apoyan en resultados sorprendentes y utilizan el descubrimiento de algún ingrediente secreto e increíble que es el que hace perder peso. Esto siempre suele ser un engaño. Además, algunas de estas dietas, utilizan la imagen de alguna persona famosa, diciendo que se sometió a dicha dieta y en la mayoría de los casos es mentira. Además, a veces, se muestran críticas o escépticas con la comunidad científica esgrimiendo argumentos como “lo que los médicos no quieren que sepamos”, o “lo que los médicos aún no saben”… Esto siempre es una característica de la que desconfiar y mucho.

Si la dieta tiene nombre propio… no es una buena dieta.

Las dietas que tienen un nombre propio, como la dieta Dukan, la de la alcachofa, la de la piña… etc, en su inmensa mayoría no son saludables 100%. Las hay menos malas, y las hay peores, pero buenas, lo que se dice buenas, no son ninguna. La dieta buena de verdad, es la que nos elabora un nutricionista a nuestra medida.

Si quieres información sobre cualquiera de nuestros tratamientos para perder peso, puedes pedir información sin compromiso rellenando este formulario de contacto y aprovecha las excelentes posibilidades de financiación que ofrecemos. También puedes contactar con nosotros en el 91.737.70.70 o en consultas@imeo.es

727 Visualizaciones desde Febrero 2018. -

About the Author

Marta Rey
- Blogger especializada en Salud de IMEO

Be the first to comment on "¿Cómo identificar las dietas potencialmente peligrosas?"

Deja un comentario.

Si quieres información sobre cualquiera de nuestros tratamientos para perder peso, puedes pedir información sin compromiso rellenando este formulario de contacto y aprovecha las excelentes posibilidades de financiación que ofrecemos. También puedes contactar con nosotros en el 91.737.70.70 o en consultas@imeo.es