El pan es uno de los alimentos que más consumimos en nuestro día a día. Actualmente se consume 35,89 kg/persona/año. Pero, ¿Cómo sabemos si nuestro pan es de calidad?.

Los ingredientes fundamentales para hacer pan son harina, agua, levadura panaria / masa madre y sal. Todos ellos pasando por varias etapas desde amasado, hasta cocción. De todos estos ingredientes podemos saber si nuestro pan es de calidad fijándonos en dos de ellos: la harina y la masa madre.
Una buena harina de calidad, preferiblemente integral, puede ser de cereales como el centeno, cebada, avena o de trigo integral. Así, mejoramos su contenido en fibra.

Por otro lado, tenemos la masa madre. Ésta, es una masa (forma parte de la masa del pan) que se deja fermentar de forma natural para aumentar el nº de microorganismos naturales.
Además, panes ricos en masa madre hacen que disminuya el índice glucémico. Es decir, el índice glucémico es una medida de la rapidez con la que un alimento eleva su nivel de azúcar en sangre. Este índice bajo hace que se aumente poco a poco la glucosa en sangre, por lo que las personas que tienen que controlar su azúcar les viene muy bien consumir alimentos con bajos índices glucémicos.
Por tanto, un pan de calidad será aquel que contenga harinas integrales (no refinadas) y masa madre.