Para poder interpretar el papel que les ha valido el Óscar, han tenido que perder 20 kilos. Cada uno lo ha hecho de una manera distinta, pero en este caso, el extremado esfuerzo que han realizado les ha valido la pena, aunque seguramente habrá hecho mella en su salud.
El actor Matthew Macconehey, tuvo que olvidarse de su impresionante físico de guaperas musculoso, para ponerse en la piel de un enfermo de SIDA para la película “Dallas Buyer Club”. Para este papel, el actor tenía que perder unos 14 kilos, pero al final ha conseguido perder 25.
Cuando supo que interpretaría este papel, y que tenía que perder tanto peso, contactó con otro actor acostumbrado a perder matthew-and-jared-pelimucho peso por requerimientos del guión como es Tom Hanks, que tuvo que forzar su cuerpo al extremo para interpretar sus papeles en “Philadelphia” y “Naufrago”. Tom le sirvió de gran ayuda “Tom me llamó y tuvimos una gran conversación sobre el tema de perder peso. Me ayudó mucho” declaró el actor. No obstante, Hanks le advirtió que sus cambios extremos en el peso, a él le habían pasado factura ya que estaba convencido de que había sido el motivo por el que ahora el actor padece diabetes.
Matthew ha declarado que no fue nada fácil. Antes de comenzar con ese proyecto, el actor pesaba 85 kilos, prácticamente sólo de músculo y aunque se puso como meta llegar a los 65 kilos, al final consiguió alcanzar los 60. Para ello realizó una dieta extremadamente hipocalórica y para nada saludable en que él mismo ha declarado que estaba todo el día hambriento y muy irritable.
Para Matthew perder tanto peso fue muy duro, como ya ha comentado varias veces. “No voy a mentir. La dieta fue extrema. Perdía cuatro kilos por semana. Tomaba una Coca Diet, dos claras de huevo a la mañana, una porción de pollo, otra Coca Diet. Fue durísimo, siempre estaba hambriento y muy irritable. Mi cuerpo era como un pichón de pájaro pidiéndome todo el tiempo que lo alimente y yo sabía que no iba a hacerlo. Es difícil”, confesó el actor en declaraciones que recoge el The Huffington Post.
Mathew
Mientras que le estaban entrevistando a cerca de su anterior película “Magic Mike” en que luce un cuerpo envidiable haciendo un papel de Stripper, se le veía totalmente demacrado y en un estado preocupante. El declaró que su aspecto tan demacrado se debía a su preparación para su nueva película.
Cuando terminó, comenzó una dieta para recuperar el peso perdido a base de pescado que es más sano que la carne y altas cantidades de proteínas para que el incremento de peso sea de masa muscular y no de grasa.
A diferencia de Matthew, su compañero de reparto Jared Leto, que es conocido por sus transformaciones corporales para sus papeles declaró que para poder interpretar su papel, se sometió a cuatro semanas de ayuno total, algo totalmente desaconsejable y que quizá no sea del todo cierto. Declaró que pasado un tiempo, le costaba incluso mantener agua en el estómago.
jared
Jared perdió 25 kilos en 2000 para interpretar un adicto a las drogas en “Requiem por un sueño” y engordó unos 30 kilos para encarnar a Mark David Chapman en “Chapter 27”.
El bajar de peso tan drásticamente es extremadamente malo para la salud. Se pueden producir daños irreversibles en el organismo a nivel hormonal y se puede desarrollar diabetes.
Otros problemas derivados de la pérdida de peso extrema son:
Infarto de miocardio. Se produce un aumento en la presión arterial tan grande, que puede producir infartos o ictus.
Cambios en el estado de ánimo. Al no comer, uno está más irascible.
Fatiga crónica. Lógicamente al estar desnutrido el cuerpo tiene poca energía y cualquier pequeño esfuerzo físico es imposible de realizar.
Desórdenes alimenticios. Se puede desarrollar anorexia o bulimia al ver los resultados de tu dieta y llegar a extremos por querer estar más y más delgado. Es una espiral en la que una vez se entra, es muy difícil salir.
Lesiones. Al no tener grasa que amortigüe los golpes, se pueden sufrir traumatismos severos al más mínimo golpe.
Arrugas y envejecimiento de la piel. Al no tener a penas grasa, la piel pierde elasticidad y se acentúan considerablemente las arrugas.
Problemas de autoestima. El verse tan delgado, puede suponer un gran cambio en la forma de verse y quererse físicamente.
Mayor riesgo de infecciones. Cuando se tiene un peso muy por debajo de nuestro peso recomendado, se tiene el sistema inmunológico más débil lo que nos hace susceptibles a los virus y enfermedades.
Problemas de fertilidad. En la mujer generalmente se presenta como amenorrea o cese de la menstruación lo que indica que el cuerpo no tiene suficientes reservas para procrear.

Si quieres información sobre cualquiera de nuestros tratamientos para perder peso, puedes pedir información sin compromiso rellenando este formulario de contacto y aprovecha las excelentes posibilidades de financiación que ofrecemos. También puedes contactar con nosotros en el 91.737.70.70 o en consultas@imeo.es

imagen contacta con imeoobesidad

 133 total views,  1 views today