Estando en pleno otoño y ya superado el cambio horario, es frecuente que aparezca la temida caída de cabello, tanto en hombres como en mujeres. Por ello, los suplementos naturales para reforzar el nacimiento capilar y reducir la caída estacional son los más populares en esta época del año. Además, estos suplementos siempre suelen incluir una buena base de vitaminas y minerales que nos ayudarán a recargar energía de cara al invierno.
Algunos de los suplementos que podemos escoger para reforzar nuestras defensas son:
El propóleo, lo podemos encontrar en cápsulas o en forma de jarabe o gotas, es una sustancia fabricada por las abejas, que mezclan sus propias secreciones con las resinas de los árboles. Presenta una serie de flavonoides que le otorgan una acción antibiótica natural. Se puede utilizar tanto para prevenir como para tratar infecciones respiratorias, anginas, infecciones urinarias e incluso alergias ya que refuerza el sistema inmunitario.
Los suplementos multivitamínicos para la caída del cabello los podemos encontrar en farmacias, parafarmacias, herbolarios y ya incluso en algunos supermercados. Sin embargo, ¿cómo saber si estamos escogiendo el adecuado? Es importante fijarnos en la composición del mismo para saber si es lo que necesitamos. Lo que nunca debe faltar en un suplemento para la caída del cabello:

  • Vitaminas del grupo B: esenciales en la composición del cabello. Nuestro suplemento deberá contener siempre biotina o vitamina B7, ya que ayuda al crecimiento y restauración del folículo capilar. También es importante la niacina, o vitamina B3, que aumenta la circulación sanguínea en el cuero cabelludo y por tanto, también colabora en el crecimiento capilar. No debemos preocuparnos porque estas vitaminas son hidrosolubles, por tanto, cualquier exceso se eliminará de forma natural por vía renal.
  • Vitamina E: previene la caída del cabello ya que también favorece la circulación y la formación de vasos sanguíneos. Se puede consumir por vía oral o aplicarla directamente en el cuero cabelludo a través de aceites vegetales. Además también es un buen hidratador del cabello seco.
  • Vitamina D: promueve el crecimiento del folículo piloso, nuestro cuerpo la sintetiza gracias a la exposición solar, y también la consumimos a través de ciertos alimentos como los aceites de pescado, la yema de huevo o los frutos secos. Suele estar en déficit por lo que puede suplementarse, pero siempre bajo consejo profesional.
  • Minerales como Hierro, Magnesio y Zinc: todos necesarios para promover el crecimiento y sobre todo para evitar la caída del cabello. Suelen ir combinados con las vitaminas mencionadas anteriormente.

 178 total views,  2 views today